Entradas etiquetadas como “ñoñerias

De la comic-con y el ser ñoño

La travesía hacia la comic-con chile 2014, ñoñerias, compras y el hombre caballo a continuación

Esto debí escribirlo hace meses, pero el tiempo es un bien que escasea…

Todo comenzó una tarde de febrero en que en medio de una conversación por fb, Guty va y dice “wn, vamos a la comicon? a lo que yo sin siquiera pensarlo respondí “yapo”. Tanto fue el compromiso con la causa y el hecho de que lograríamos ir, que compramos entradas full access en preventa en marzo y después de organizar como ir y donde quedarnos, el 29 de mayo partimos a santiago. Mochilas de 2 jóvenes sureños llenas de sueños, esperanzas y mapas del metro para no perderse.
Llegamos a Santiago la mañana siguiente y después de descansar en la casa de mi primo partimos a Estación Mapocho donde se llevaría a cabo este evento que esperamos por meses. Un pendón gigante nos daba la bienvenida y en su interior… nada, se encontraba vació porque era muy temprano aún, solo se veía a unos pocos ñoños aun mas ociosos que nosotros que esperaban en el lugar.

Después de hacer hora en los alrededores volvimos a eso de las 1 de la tarde donde sin saber donde esperar nos paramos cerca de donde asumíamos que seria la entrada y nos acercábamos como una horda de zombies cada vez que veíamos a alguien al otro lado de las puertas, fue en ese momento donde nació un postulado de aquella jornada.

“los ñoños tienden al orden” – Esto porque una vez que nosotros y unos pocos mas nos ubicamos cerca de la entrada se formó una fila en forma espontanea asumiendo que ahí seria el lugar de entrada… y menos mal que lo fué.

Día 1: Las eternas filas.

A eso de las 2 de la tarde se abrieron las puertas y fuimos de los primeros en entrar, la entrada estaba llena de stands promocionando películas y un par de series, más allá se encontraban los stands con lo que queríamos ver… ñoñerias, figuras, comics, libros, peluches y lo que se les ocurra. Como ñoños organizados que somos dimos una vuelta para ver el panorama general, ese día solo se encontraba gente con entradas full access y unos pocos que compraron entradas solo para el viernes, así que se podía caminar con libertad.Vimos algunos cosplays y yo encontré el libro donde sale la cronología oficial de Zelda, tenia que comprarlo…. adquirido el libro con la pose correspondiente ayudado con el vendedor que hizo el sonido de “ta ra ra raaaan!” seguimos dando vueltas.

Después de un rato caminando se nos ocurrió hacer la fila para la foto con Christopher Lloyd, otro acierto ya que nuevamente fuimos de los primeros en pasar a tomarnos la foto (en la que yo salí particularmente como el ass) y después hicimos la fila para que nos dieran la pulsera del evento para poder entrar y salir donde ademas nos regalaron un comic de The Walking Dead. Ya con la pulsera en nuestras manos teníamos el poder de entrar y salir del recinto cuando quisiéramos, así que nos relajamos y salimos a dar una vuelta, para conocer y experimentar esos particulares olores en las calles con más gente circulando en santiago sumado al tener que atravesar multitudes para llegar a cualquier lado y volvimos mas tarde.

Día 2: más puestos, mas ñoñerias y la aparición del caballo humano.

Al segundo día llegamos y nos encontramos con una fila eterna, pero el poder de nuestras pulseras nos permitió saltarnos la fila y pasar directamente. allí en uno de los puestos nos encontramos con una criatura legendaria, un misterioso ente que decidimos llamar…. el caballo humano (una mascara de caballo a precio módico con la que nos pusimos a dar la hora)  Considerado un vigilante, puede ser todos o nadie a la vez, admirado por toda la multitud de aquel lugar, probablemente representa el alma de la comic-con. Así que recorrimos la comic-con una vez más acompañados por tan particular personaje, para luego salir a recorrer otros lugares, porque como buenos ñoños, estábamos obligados  a buscar en otros lugares, partimos al bajo mundo (persa bio-bio para los amigos) a buscar cartuchos viejos de SNES y NES. En el metro de camino al persa un pequeña jaqueca que había sentido en la mañana se volvió brutal, cada estación en la que escuchaba avisos por el altoparlante del metro (justo quedé al lado de la tontera) agudizaba más la molestia… mientras tanto, Guty empezaba a sentir síntomas de gripe xD

En el persa nos fuimos directo a los puestos que tenían juegos y ñoñerias varias, todo caro, gracias a la burbuja económica de los juegos retro, en la calle había gente vendiendo juegos también… pero solo eran mil y un cartuchos de juegos de deporte americanos que a nadie le interesan (uno tenia como 7 cartuchos del mismo juego de hockey) Así que nos fuimos con las manos vacías… y mi migraña seguía xD. Pequeño descanso al ir a almorzar, con la grata compañía del caballo humano que hizo su aparición por ahí para luego acompañarnos al costanera center que nos quedaba cerca, procuramos entrar con paraguas para que no nos lloviera gente y después de una vuelta nos retiramos… era hora de volver a la comic-con…. y de comprar antigripales para Guty xD

Día 3: La despedida.

Comenzaba el tercer día, aguanté estoicamente la migraña sin caer por
culpa de alguna hemorragia y ya me encontraba mejor… Guty por otra parte confiaba en el poder del paracetamol para enfrentar ese día. Una ultima vuelta por la comic-con para repasar si llevábamos todo lo que queríamos y ver más cosplay. Había mucha gente ese día también pero nosotros ya habíamos visto todo lo que queríamos así que nos paseábamos como unos rockstar entre la gente que buscaba cosas para ver o comprar, vimos un par de caballos humanos más, asi que nos sentimos conformes de haber sido los primeros en pasearnos con aquél ser el día anterior. Un momento notable de ese día ocurrió mientras descansábamos en la entrada y vimos entrar a un padre vestido de Bowser y sus hijos como Mario, Luigi y Yoshi.

Volvimos a prepararnos para la vuelta a Temuco, en el terminal de buses fue la emotiva despedida de caballo humano tras estos 3 días de ociosidad y ñoñeria que pasamos, donde nos paseamos con un montón de gente de todas las edades, fanáticos de comics, peliculas, juegos, libros y los que se les ocurra, gente que para el resto de la sociedad puede ser considerada como gente sin vida, que no tiene otro tema, que no encuentran interesante o que sencillamente ven como gente infantil. Pero yo veo a gente que no teme a mostrar y compartir su interés con otro, que no teme expresar cuanto le gusta algo,  que por lo demás no es gente monotematica, la mayoría te puede hablar de un montón de cosas, solo que prefieren hablar de lo que mas les apasiona… y ese es el tema, el poder compartir eso que tanto te gusta con otros, sin miedo a que te etiqueten porque estás con los tuyos, porque nadie te va a juzgar. Y eso como alguna vez leí por ahí, es extremadamente liberador.

Algunas fotos en la galería a continuación